lunes, 19 de septiembre de 2016

La primera lluvia del año moja las calles,
abre el aire,
humedece mi sangre.    
                
¡Me siento tan a gusto y tan triste, Tarumba,       
viendo caer el agua desde quién sabe,
sobre tantos y tanto!    
                  
Ayúdame a mirar sin llorar,
ayúdame a llover yo mismo sobre mi corazón
para que crezca como la planta del chayote,
como la yerbabuena.
 
¡Amo tanto la luz adolescente
de esta mañana
y su tierna humedad!
 
¡Ayúdame, Tarumba, a no morirme,
a que el viento no desate mis hojas
ni me arranque de esta tierra alegre!
 
La primera lluvia del año
 
Poeta: Jaime Sabines

No hay comentarios:

Publicar un comentario