sábado, 6 de agosto de 2016

LA BOTELLA VACÍA SE PARECE A MI ALMA de José Manuel Caballero Bonald


Solícito el silencio se desliza por la mesa nocturna,
rebasa el irrisorio contenido del vaso.
No beberé ya más hasta tan tarde:
otra vez soy el tiempo que me queda.
Detrás de la penumbra yace un cuerpo desnudo
y hay un chorro de música hedionda dilatando las burbujas del vidrio.
Tan distante como mi juventud, pernocta entre los muebles el amorfo,
el tenaz y oxidado material del deseo.
Qué aviso más penúltimo amagando en las puertas,
los grifos, las cortinas.
Qué terror de repente de los timbres.

La botella vacía se parece a mi alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario